POP AGAINST HOMOFOBIA (II)

“…All my friends are in NY…”

tt-the-bears-place3

Cierto que el día de su estreno en el mítico T.T. The Bear’s Place del Cambridge de Boston (el la primavera de 1991) no fue un éxito de público; como tampoco fue muy estimulante que nadie de su barrio fuera a verlos y escucharlos tocar. Mejor, porque para la música y el talento que sólo son fieles a sí mismos, el reconocimiento es proporcional a la pasión y al esfuerzo. Es una cuestión de tiempo; algo casi geológico. Lo que para Stephin Merrit y Claudia Gonson es lo mismo que justifica la permanencia de su sonido sincero y siempre reconstituyente.

En cualquier caso, fue uno de esos días en que sólo algunos pueden ver claro que la energía no surge sin más de cualquier parte, pero que se puede controlar. De hecho, únicamente siendo consciente de esto, se dispone de la clave para dar el siguiente paso. Stephin lo sabía, y así se lo dijo a Claudia:

“Sé perfectamente como te sientes…; Boston es un lugar frío pero amable. Tiene cierto equilibrio. Es poco sofisticado pero agradecido y muy tranquilo”.

A partir de ahí empieza la historia de una banda que una vez que pisó el suelo de Manhattan, lo haría suyo, como después el resto del suelo de las capitales del planeta, para finalmente, sólo con levantar un poco la cabeza, ver sobre todo desde The Wayward Bus (1992), campos magnéticos multicolor establecidos por el cielo.

underground-film-festival-boston2             Si no ¿Quién podría en pleno 1994, después de la publicación de Holiday,  http://www.youtube.com/watch?v=byAruoGBOnw  cuando el más que triturado y regurgitado grunge empezaba a extenderse como un virus informático, haciendo incluso mutar el aspecto de los pijos-modernos en una mezcla nunca vista de pantaca roto, chaqueta de lana y camiseta sobre camiseta aromatizadas con CKone y JPGaultier, con la compañía indispensable de toda la droga pero eso sí, con poco sexo, de verdad, muy poco, quién podría asimilar esas melodías pseudo-inocentes a base de mandolinas, ukeleles, banjos, acordeones, violonchelo, piano, flauta y xilófono?

La verdad, aparte de ellos mismos y sus amigos; yo, y unos pocos de los míos, casi nadie.

Ya sabes: LA CONFUSIÓN es directamente proporcional a LA SATURACIÓN.

Aun así, la cosa fue cuajando. No parecía una casualidad, y las referencias musicales de Magnetics Fields, a pesar de no cambiar nada su planteamiento, con la aparición de Get Lost (1995), estaban mucho más claras: si por ellos fuera se hubieran quedado en los ’80, yo lo entiendo. Pero estoy absolutamente convencido al mismo tiempo de que son lo que son, y tienen su sentido en los ’90.

Ahora, en pleno siglo XXI, simplemente detentan la categoría de maestros. Pero mucho antes de llegar a eso, se dio a conocer en 1999 a todo el mundo el triple y monumental 69 Love Songs, del que ya no voy a escribir hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: